1 de diciembre de 2010

Buscando en el Baúl de los Recuerdos

 Estos últimos días, mientras intentaba poner un poco de orden en los archivos roleros de mi ordenador, me he encontrado un par de aventuras viejunas que escribí hace unos eones para Aquelarre y El Capitán Alatriste, unas aventuras muy cortas que puede incluso que alguno de vosotros ya tenga, pero que voy a dejar colgadas en el blog y así le doy un poco de vidilla mientras saco tiempo para acabar el artículo sobre juegos de rol históricos que tengo a medias y alguna que otra cosa de la que ya iré informando en su momento.

- Ex Averno: Esta aventura para Aquelarre ya apareció publicada en el número cinco de Dramatis Personae, por lo que si ya tienes descargado ese estupendo fanzine ya lo conocerás. Para los demás, sólo deciros que es una aventura quizá un poco lineal sobre judíos y cabalistas, con más asuntos mágicos de los que acostumbro a utilizar en mis aventuras.

- El Regidor de Ocaña: Esta aventura para El Capitán Alatriste aún se puede encontrar por internet, pero aparte de en los archivos de la lista de correo del juego y en algún que otro foro perdido, en pocos lugares más. Es una aventura corta basada en la comedia de Lope de Vega Períbañez y el Comendador de Ocaña (y es que siempre me ha gustado utilizar las obras clásicas de la época transformadas en aventuras de rol).

Espero que os gusten.

3 comentarios:

  1. La de Ex Averno la leí hace muchísimo tiempo, pero no la tenía, y la de alatriste ni la conocía. Muchas gracias por las 2!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias a tí, Tadevs... Por cierto, que he arreglado los enlaces, porque a veces parece que no iban bien. Ahora no debería dar ningún problema.

    ResponderEliminar
  3. ¡Muchas gracias Antonio!

    Practicar la "arqueología informática" a menudo ofrece productivos resultados... :-)

    A mí me ocurre al revés que a don Luis, que la de "Ex Averno" no la tenía, mientras que "El Regidor de Ocaña" la tenía descargada y leída desde los tiempos en que la compartiste en la lista de correo.

    Genuflexión y tres vueltas de sombrero,

    El Conde Jayán.

    ResponderEliminar